La situación actual de crisis económica ha provocado un creciente interés por una figura jurídica propia del derecho penal, el delito de alzamiento de bienes. En este artículo nos vamos a centrar en explicar los aspectos más importantes del delito de alzamiento de bienes, así como los requisitos necesarios para que se entienda cometido este delito, los diferentes tipos de alzamiento existentes, ilustrando qué conductas son las que caracterizan a cada uno de ellos y terminando con la responsabilidad penal de las personas jurídicas.

delito alzamiento bienes

Qué es y cuándo se produce el delito de alzamiento de bienes

Este tipo delictivo viene regulado en los artículos 257 a 258 Ter del Código Penal, dentro del Capítulo VII del Título XIII del Libro II, relativo a los delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico. Señalar a su vez que, tras la reforma del CP introducida por la LO 1/2015 de 30 de marzo, este delito ha pasado a denominarse delito de frustración de la ejecución cuya finalidad principal es proteger a los acreedores y dar eficacia a la actividad ejecutiva dirigida a satisfacer las deudas pecuniarias.

De esta manera, con la tipificación de este delito, se tutela el principio de responsabilidad patrimonial universal del artículo 1.911 del Código Civil, que establece que el deudor debe hacer frente a la deuda con todos sus bienes presentes y futuros. El alzamiento de bienes consiste en la conducta que comete una persona que, habiendo contraído deudas, oculta o hace desaparecer todos o parte de sus bienes o patrimonio con la finalidad de frustrar las expectativas de derecho del acreedor a cobrar su deuda. En esta misma línea, ‘’alzarse’’ significa colocarse en situación de insolvencia, es decir, que el deudor disminuya o elimine ciertos bienes patrimoniales para eludir la responsabilidad a la que están sujetos, independientemente de la naturaleza que tengan dichas deudas.

El  Tribunal Supremo en la sentencia 138/2011, de 17 de marzo, rec. 1883/2010 determinó que este delito constituye un tipo delictivo pluriofensivo que tutela, de un lado, el derecho de los acreedores a que no se defraude la responsabilidad universal; y de otro lado, el interés colectivo con el buen funcionamiento del sistema económico crediticio.

En definitiva, el delito de alzamiento de bienes es un delito consistente en que el deudor oculte o se deshaga de parte o del total de su patrimonio para que el acreedor encuentre dificultades y no pueda satisfacer su derecho, siendo la pretensión de la persona que realiza dicho alzamiento salvar todo su patrimonio o algún bien, en beneficio propio o en el de alguna persona, obstaculizando de este modo la ejecución que lleven a cabo los acreedores.

Requisitos para ser condenado por un delito de alzamiento de bienes

Sentado lo anterior, para que pueda darse el delito de alzamiento de bienes tiene que existir una obligación dineraria del deudor, un derecho de crédito del acreedor y que el deudor realice actos fraudulentos de disposición, ocultación o destrucción de los activos. En base a ello, no todos los actos por los que el deudor saque de su patrimonio bienes, pueden tener la consideración de alzamiento de bienes, ya que para que pueda castigarse con este delito, es preciso que se cumplan una serie de requisitos.  La Doctrina y Jurisprudencia, en concreto la Sentencia 138/2011 de 17 de marzo, rec. 1883/2010  del Tribunal Supremo, establece cuatro requisitos para que una persona pueda ser castigada por el delito en cuestión:

  1. Que exista un derecho previo de crédito contra el deudor -vencido, líquido y exigible-, a favor de cualquier acreedor, que sea una persona física o jurídica pública o privada: Por regla general este reconocimiento se exige por una resolución judicial, aunque no se descarta la posibilidad de que puedan alzarse bienes cuando hay un crédito pendiente de pago sin reconocimiento judicial. La configuración de este delito precisa de la existencia previa de una obligación, es decir, en virtud de la misma, se debe a una persona una prestación consistente en el pago de un crédito. Esta deuda o crédito ha de ser líquida, vencible y exigible y estar reconocida en un título ejecutivo, ya sea judicial o extrajudicial. Así lo dispone la STS Sala 2ª núm. 1122/2005, de 3 de octubre, que señala que: ‘’la existencia previa de crédito contra el sujeto activo del delito, que pueden ser vencidos, líquidos y exigibles, pero también es frecuente que el defraudador se adelante en conseguir una situación de insolvencia ante la conocida inminencia de que los créditos lleguen a su vencimiento, liquidez o exigibilidad. ’’
  2. Que se produzca una enajenación, destrucción u ocultación por cualquier medio de todos o parte de los bienes patrimoniales por parte del deudor, -sea onerosa gratuita, real o aparente-, que impida o dificulte la realización del crédito: No se exige que el deudor elimine todos los bienes de su patrimonio, sino que basta con que haya una salida parcial de los mismos que suponga una dificultad para el cobro del crédito. De este modo se dificulta que el acreedor encuentre elementos patrimoniales del deudor para poder cobrar.
  3. Que el deudor se encuentre en una situación de insolvencia total o parcial, real o ficticia, como consecuencia de la destrucción o salida de bienes que ha realizado y que dificulta el cobro a los acreedores: No se exige que el deudor se quede con patrimonio cero, sino que basta con una insolvencia parcial. Como señala la STS de 27 de abril de 2000: ‘’basta la intención de perjudicar a los acreedores mediante la ocultación que obstaculiza la vía de apremio; no se exige una insolvencia real y efectiva’’
  4. Que exista una intención de perjudicar al acreedor por parte del deudor, obstaculizando su acceso a la garantía patrimonial general del art.1.911 del Código Civil: El delito de alzamiento de bienes es un delito de mera actividad o de frustración de obligaciones lo que significa que no es preciso que el alzamiento haya producido un daño o perjuicio al acreedor, sino que basta con que exista una mera intención de evitar o dificultar los embargos por la deuda. Es decir, basta que el deudor se coloque en una situación de insolvencia total o parcial o, que experimente una disminución, aunque sea ficticia, de su activo patrimonial, imposibilitando a los acreedores el cobro de sus créditos o dificultándolo en grado sumo. El Tribunal Supremo  en las SSTS 228/2013, de 22 de marzo, Rec 11045/2012 y 925/2013, de 4 de diciembre, Rec 429/2013 entre otras, considera que se trata de un delito de mera tendencia, es decir, que no exige que se cause un daño al derecho de los acreedores, sino que basta con la actividad encaminada a ese fin.

Tipos de alzamientos de bienes y penas

delito alzamiento bienes

En el delito de alzamiento de bienes, es importante que hagamos una distinción entre los diferentes tipos de alzamiento que existen, porque cada uno de ellos se caracterizan y diferencian por las conductas que realiza el autor, y por las penas fijadas para cada una de estas modalidades.

TIPO GENÉRICO: ART.257.1.1º CP

El alzamiento genérico tiene lugar cuando la persona que tiene deudas por pagar y se coloca en situación de insolvencia para no llevar a cabo el respectivo pago. Esta modalidad delictiva se regula en el artículo 257.1.1º CP: ‘’cuando una persona se alce con sus bienes en perjuicio de acreedores’’.  Para que esto suceda, el deudor puede realizar conductas tales como ocultar o eliminar bienes patrimoniales que hagan que su acreedor no pueda realizar el cobro, eludiendo así la responsabilidad de pago.

Pena: prisión de 1 a 4 años y multa de 12 a 24 meses.

TIPO ESPECÍFICO: ART.257.1.2º CP y ART.257.2 CP.

Esta modalidad de alzamiento de bienes tiene lugar cuando concurren conductas específicas o puntuales en la comisión de este delito. Las conductas castigadas en este tipo son 2:

  • Dilatar o impedir resoluciones judiciales: Será castigado por el delito de alzamiento de bienes cualquier persona que lleve a cabo actos de disposición patrimonial tales como vender, ceder o donar, para dilatar, dificultar o impedir un embargo o un procedimiento de apremio iniciado o de previsible iniciación.  Se regula en el art.257.1.2º CP: quien con el mismo fin realice cualquier acto de disposición patrimonial o generador de obligaciones que dilate, dificulte o impida la eficacia de un embargo o un procedimiento ejecutivo o de apremio, judicial, extrajudicial o administrativo, iniciado o de previsible iniciación.
  • Eludir el pago de responsabilidades civiles derivadas de un delito: Será castigado por el delito de alzamiento de bienes quien realice actos de disposición tales como vender, donar o ceder,  con objeto de eludir el pago de responsabilidades civiles (daños y perjuicios) derivadas de un delito.  Se regula en el art.257.2: ‘’Con la misma pena será castigado quien realizare actos de disposición, contrajere obligaciones que disminuyan su patrimonio u oculte por cualquier medio elementos de su patrimonio sobre los que la ejecución podría hacerse efectiva, con la finalidad de eludir el pago de responsabilidades civiles derivadas de un delito que hubiere cometido o del que debiera responder. ’’

En este sentido, si un sujeto que ostenta la calidad de investigado o acusado en un proceso penal,  disminuye u oculta su patrimonio para eludir el pago de la posible responsabilidad ex delicto, estaría cometiendo alzamiento de bienes.

Pena: de 1 a 4 años y multa de 12 a 24 meses, como en el tipo genérico.

TIPO ATENUADO: ART.258 CP

Para que tenga lugar el tipo atenuado en el delito de alzamiento de bienes es preciso que se produzca una manipulación. Esta manipulación se produce cuando el deudor presente una relación de bienes o patrimonio incompleta o falsa en un procedimiento de ejecución judicial o administrativo, dilatando, dificultando o impidiendo el pago al acreedor.

Esta modalidad delictiva se regula en el artículo 258 del CP: ‘’1. Será castigado con una pena de prisión de tres meses a un año o multa de seis a dieciocho meses quien, en un procedimiento de ejecución judicial o administrativo, presente a la autoridad o funcionario encargados de la ejecución una relación de bienes o patrimonio incompleta o mendaz, y con ello dilate, dificulte o impida la satisfacción del acreedor.

La relación de bienes o patrimonio se considerará incompleta cuando el deudor ejecutado utilice o disfrute de bienes de titularidad de terceros y no aporte justificación suficiente del derecho que ampara dicho disfrute y de las condiciones a que está sujeto.

  1. La misma pena se impondrá cuando el deudor, requerido para ello, deje de facilitar la relación de bienes o patrimonio a que se refiere el apartado anterior.
  2. Los delitos a que se refiere este artículo no serán perseguibles si el autor, antes de que la autoridad o funcionario hubieran descubierto el carácter mendaz o incompleto de la declaración presentada, compareciera ante ellos y presentara una declaración de bienes o patrimonio veraz y completa.’’

Es preciso tener en consideración que en este tipo atenuado, no se perseguirá al deudor que presente una declaración veraz y completa antes de que el juzgado inicie un proceso y descubra el  carácter incompleto de la declaración de bienes.

Pena: prisión de 3 meses a 1 año o multa de 6 a 18 meses.

TIPO AGRAVADO: SEGUNDO PÁRRAFO ART.257.3 y ART.257.4

En el artículo 257 CP se recogen dos circunstancias que agravan la responsabilidad penal del sujeto que comete el delito en cuestión. Dichas circunstancias se encuentran recogidas en el segundo párrafo del apartado 3 y en el apartado 4 de dicho artículo. De un lado, en virtud de lo dispuesto en el segundo párrafo del art.257.3, esta modalidad agravada tendrá lugar cuando:

  • Se trate de eludir una deuda u obligación de Derecho Público y la acreedora sea una persona jurídico-publica
  • Se trate de eludir obligaciones pecuniarias derivadas de la comisión de un delito contra la Hacienda Pública o la Seguridad Social

La pena a imponer en este supuesto agravado será de prisión de 1 a 6 años y multa de 12 a 24 meses.

De otro lado, el artículo 257.4 CP  establece que las penas previstas en este artículo se impondrán en su mitad superior en los supuestos 5º y 6º del artículo 250.1:

  • Que el valor de la defraudación supere los 50.000 €, o afecte a un elevado número de personas.
  • Que se cometa con abuso de las relaciones personales existentes entre la víctima y defraudador, o aproveche éste su credibilidad empresarial o profesional.

Responsabilidad de las personas jurídicas en el alzamiento de bienes

Al margen de que el delito de alzamiento de bienes sea realizado por una persona física, este delito también puede ser cometido por personas jurídicas, como por ejemplo, una sociedad, en consideración lo dispuesto en el artículo 31 bis del Código Penal.

La pena: vienen establecidas en el artículo 258 ter del Código Penal:

  • Multa de 2 a 5 años si el delito cometido por la persona física tiene prevista una pena de prisión de más de 5 años.
  • Una multa de 1 a 3 años si el delito prevé una condena de más de 2 años
  • Multa de 6 meses a 2 años en el resto de supuestos.

Preguntas frecuentes sobre el delito de alzamiento de bienes

delito alzamiento bienes

¿Cómo y dónde denunciar un delito de alzamiento de bienes?

La denuncia puede efectuarse, bien en sede policial, bien, en sede judicial, con o sin asistencia letrada o, directamente, mediante querella suscrita por abogado y procurador, frente al Juzgado competente, constituyéndose así el perjudicado, en acusación particular.

Aunque tratándose de un delito de naturaleza pública, el propio Ministerio Fiscal podrá de oficio, llevar la acusación y reclamar la indemnización que corresponda al perjudicado por el delito, lo recomendable es que aquel se persone en el procedimiento, debidamente asistido de abogado especialista en penal económico y representado por Procurador, que velen por sus intereses, impulsando el procedimiento, aportando documentación e interesando diligencias de pruebas, que ayuden al esclarecimiento de la comisión o no del supuesto delito y, en su caso, defiendan en juicio la condena o absolución.

¿Cuándo prescribe el delito de alzamiento de bienes?

Debemos tener en consideración lo establecido en el Acuerdo del Pleno no Jurisdiccional de la Sala 2º del TS, de 26 de octubre de 2010, sobre el criterio que debe adoptarse para el cómputo de la prescripción de un delito que contiene un tipo básico y otro subtipo agravado, como sucede con los delitos socioeconómicos, ya que aplicando lo preceptuado en el art.131 CP, el plazo de prescripción de estos delitos será:

  • De  5 años en aquellos supuestos en que la pena es de 1 a 4 años (tipo básico).
  • De 10 años en aquellos supuestos en los que se considera la pena más grave (tipo agravado del art.257.3 del Código Penal).

En ambos supuestos, el plazo de prescripción  se empezará a contar –dies a quo- desde que se realizó el acto fraudulento.

¿Puede agravarse una pena por delito de alzamiento de bienes?

Como hemos explicado con carácter previo, el alzamiento de bienes podrá agravarse siempre que estén implicadas en él personas jurídico-públicas. Puede tratarse: de un lado, de deudas con el Derecho Público o que el acreedor sea una persona jurídica-pública; de otro lado,  de obligaciones pecuniarias con la Hacienda Pública o la Seguridad Social. En esta modalidad agravada, la pena impuesta por la Ley asciende hasta 6 años de prisión y un total de una multa de hasta 24 meses.

¿Sacar dinero del banco es alzamiento de bienes?

El alzamiento de bienes se puede cometer a través de la elusión de bienes propios con el fin de no satisfacer las deudas que se tengan. Este fin se consigue a través de operaciones materiales, como la retirada de dinero de un banco u operaciones jurídicas, tales como realizar cesiones, traspasos o donaciones, pago de facturas ficticias (que sería además, otro delito).

Habrá que ver en cada caso, la finalidad de dicha retirada, el importe, la situación jurídico-procesal de aquel que efectúa la retirada, el estado de la deuda que supuestamente se pretende evadir con la retirada de esa cantidad (si es líquida, vencida y exigible; si se está reclamando en un juzgado de lo civil; si dimana de una hipotética responsabilidad civil ex delito,…)

¿Se comete alzamiento de bienes si no se acepta una herencia porque el beneficiario tiene deudas?

Nos puede surgir la duda de si la aceptación o no de una herencia para evitar embargos se considera alzamiento de bienes.

La jurisprudencia ha determinado que no se comete este delito, porque no hay un derecho previo de aceptar o no la herencia. De hecho, el Tribunal Supremo en su STS de 30 de mayo de 2002 determinó: ‘’rechaza en numerosos casos el considerar un acto susceptible de ser calificado como delito de levantamiento de bienes el no aceptar una herencia en perjuicio de los acreedores por tratarse de un acto personalísima’’.

Ahora bien, el art. 1.001 del Código Civil, prevé que si el heredero renuncia a la herencia perjudicando con ello a los acreedores, estos podrán reclamar judicialmente para ocupar la posición del sucesor y aceptar por él la herencia, teniendo en cuenta que la aceptación así lograda solo beneficiará a los acreedores en la cuantía de sus deudas.

¿Podría considerarse alzamiento de bienes una donación?

Como hemos ido explicando a lo largo de este artículo, el delito de alzamiento de bienes consiste en que el deudor oculte o se deshaga de parte o del total de su patrimonio para que su acreedor encuentre dificultades y no pueda satisfacer su derecho. Por ello, una de las vías para que el deudor lleve a cabo esta acción es donando a familiares, amigos o simples terceros (testaferros) el patrimonio que se quiere salvaguardar.

Esta conducta, podría ser tipificada de delictiva y podría además, comportar una responsabilidad penal al beneficiario de la donación, en concepto, cuanto menos, de cooperador del delito, lo que terminaría dando lugar a un proceso penal iniciado por los acreedores perjudicados, con la consiguiente anulación de la donación.

Además, desde el punto de vista civil, el art.1297 del Código Civil, presume celebrados en fraude de acreedores todos aquellos contratos por virtud de los cuales el deudor enajenare bienes a título gratuito y las enajenaciones a título oneroso, hechas por aquellas personas contra las cuales se hubiese pronunciado antes sentencia condenatoria en cualquier instancia o expedido mandamiento de embargo de bienes, pudiendo interesarse, por el acreedor perjudicado, la rescisión de aquello actos jurídicos, de conformidad con el art.1299 del Código Civil.

Delito de alzamiento de bienes y su solución

El alzamiento de bienes regulado en el Código Penal, es un delito bastante común en la práctica diaria. En ocasiones, la frontera entre una actuación delictiva y una conducta atípica, desde el punto de vista penal, es muy tenue, y por ello conviene siempre contar con el asesoramiento de un profesional del Derecho, experto en delitos económicos, que acompañe al interesado, en el complicado laberinto jurídico y procesal que suele revestir este tipo de delitos, que además, en ocasiones, suelen resultar complicados de investigar, enfrentándose a procedimientos judiciales largos y de elevada complejidad técnica.

En D&J Abogados contamos con una amplia experiencia en delitos económicos, poniendo los conocimientos y capacidades de nuestros profesional, al servicio del cliente. Contacta con nosotros para realizar una primera consulta gratuita y sin compromiso.